RDA365

TOP 10 MEJORES FUENTES DE PROTEÍNAS

Índice del artículo

Proteinas

San Luis - Merlo: Top 10 Mejores fuentes de proteínas
La proteína es el macronutriente esencial por excelencia, de tal modo, que nuestro cuerpo podría vivir exclusivamente de este aporte; aunque obviamente, no sería lo más eficiente, además que según nuestro grado de actividad, podría verse perjudicado el rendimiento físico. No obstante, la proteína contiene los aminoácidos, que será a fin de cuentas, los encargados de cubrir las necesidades en términos de nutrición, como requerimientos para el correcto funcionamiento de todo nuestro sistema. De tal modo, vamos a valorar las 10 mejores fuentes de proteínas:
1. Proteína de suero
La proteina de suero de leche es la fuente de proteínas biológicamente más activa: nos aporta una elevada concentración de aminoácidos esenciales, especialmente aminoácidos de cadena ramificados (BCAA´s), lo que favorece el establecimiento de un mejor entorno hormonal para la labor de síntesis de proteínas y mitigar la degradación de los tejidos muscualares, inducida por el estrés físico.
La proteína del suero es baja en calorías, grasa y azúcar, lo que ayuda a prevenir el aumento de peso, mientras que a la vez ayuda a desarrollar masa muscular. La proteína de suero tiene una rápida asimilación por parte del organismo, por lo que se convierte en, posiblemente, la mejor fuente de proteínas tomar después de un entrenamiento.
La proteína de suero se compone de un número de componentes individuales, o fracciones bioactivas, que incluyen alfa-lactalbúmina, beta-lactoglobulina, lactoferrina y una serie de inmunoglobulinas.
Individualmente, estas fracciones son conocidas ayudar a reforzar el sistema inmune. Además, la proteína de suero contiene un antioxidante llamado glutatión, un poderoso antioxidante que ayuda a paliar la acción de los radicales libres. Los niveles de glutatión se puede reducir por el ejercicio y el entrenamiento de resistencia.
2. Proteína de soja
La proteína de soja es muy criticada en los círculos del deporte porque se pienda que sus isoflavonas (un fitoestrógeno) pueden alterar el equilibrio hormonal y reducir los niveles de testosterona.
Sin embargo, existen estudios que demuestran que los atletas que toman dos batidos diarios de proteína, compuestos de concentrado de proteína de soja, aislado de proteína de soja o aislado de proteína de suero puro, no presentaban diferencias en los niveles de la testosterona o estrógenos, y todas las proteínas aumentaron la masa muscular en la misma cantidad. La proteína de soja es tan eficaz como el suero en términos de su capacidad para promover la ganancia de masa muscular magra, por tanto, podemos afirmar, que estamos ante una fuente de proteínas totalmente factible.
La proteína de soja es una proteína vegetal completa, por lo que es una excelente opción para las personas vegetarianas o incluso para las personas que no toleran bien la proteína de suero. La proteína de soja aporta una cantidad respetable de potasio, zinc, hierro, vitamina E, fósforo, así como vitaminas del complejo B.
En combinación con un régimen de ejercicios, las proteínas de soja y suero de leche se complementan muy bien. La proteína de suero, como se ha mencionado, es alta en aminoácidos de cadena ramificada, utilizados como una importante fuente de energía por el cuerpo durante el ejercicio, mientras que la proteína de soja tiene altas cantidades de los aminoácidos arginina y glutamina.
La arginina es bien conocida por su papel en la síntesis de las hormonas anabólicas que estimulan la formación de músculo, mientras que la glutamina se considera esencial durante el estrés metabólico. Los atletas que incorporan tanto proteína de soja y como de suero de leche en sus regímenes nutricionales pueden beneficiarse de sus diferentes tasas de digestión y la absorción de aminoácidos.
La proteína de suero se digiere más rápidamente, mientras que la proteína de soja se digiere más gradualmente. En conjunto, pueden proporcionar una liberación más prolongada de aminoácidos a los grupos musculares principales. Además, la proteína de soja tiene beneficios para la salud, ya que ayuda a disminuir el colesterol y recientes estudios también demuestran que el consumo de proteína de soja puede reducir el riesgo de ciertos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de próstata.
Las isoflavonas se encuentran en la proteína de soya producen efectos antioxidantes, que acelerar la recuperación y reducen el dolor muscular y la inflamación. El consumo de proteína de soja tiene una serie de beneficios únicos para la salud de las mujeres, incluyendo el alivio de los síntomas asociados con la menopausia, la protección de la salud ósea y la reducción del riesgo de padecer cáncer de mama.
3. Huevos
Los huevos son uno de los alimentos más completos y versátiles que existen. Tiene un papel importante en el suministro de una dieta saludable para todos y en especial para las personas que buscan aumentar su masa muscular. Todos sabemos la importancia de la proteína en el proceso de construcción muscular, sin el consumo de la suficiente proteína, en concreto, de aminoácidos esenciales, se frenarían o no serían tan importantes los cambios en cuanto a construcción muscular, y en términos de recuperación física.
Los huevos son una excelente fuente de proteínas, además de aportar una cascada de micronutrientes:
Contienen aproximadamente 6g de proteína de alta calidad, tan alta que se utiliza como el estándar por el cual otros alimentos son medidos; Contienen los ocho aminoácidos esenciales necesarios para la recuperación y contrucción muscular óptima; Son también una rica fuente de vitaminas, incluyendo A , E y K y una gama de vitaminas del grupo B como la B12 (energía), riboflavina y ácido fólico; Contienen además minerales valiosos como el calcio, zinc y hierro.
 
Aunque la yema del huevo posee grasas, el contenido total de éstas es de 4 a 4,5g de grasas por unidad, de las cuales 1,5g son grasas saturadas y el resto insaturadas (predominando las grasas mono insaturadas, que son beneficiosas para el organismo). Aunque la yema de huevo tiene colesterol, no afecta en gran medida al colesterol sanguíneo en personas sanas. Los huevos son fácilmente digeridos y absorbidos y son muy útiles para garantizar una dieta equilibrada.
4. Pescados
Del mismo modo que sucede con las proteínas presentes en las carnes y en los huevos, las del pescado se consideran de alto valor biológico porque contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo necesita en cantidad y proporción adecuadas.
Los pescados tienen propiedades nutricionales que los convierten en alimentos fundamentales dentro de lo que se considera una alimentación equilibrada y cardiosaludable. Es un alimento muy versátil y de fácil digestión, y que permite múltiples preparaciones de acuerdo a los gustos personales. Además de ser fuente de proteínas de excelente calidad, presentan un perfil de lípidos más saludable que el de otros alimentos también ricos en proteínas, como las carnes.
El pescado, en especial el pescado azul, como las sardinas, la caballa, el salmón o el atún son una importante fuente de ácidos grasos omega-3. Los ácidos grasos omega-3 ayudan a controlar la presión arterial, mejoran la función cardiaca y reducen el impacto de otros factores de riesgo cardiovascular. Aporta minerales y vitaminas tan importantes como la vitamina A y D.
El consumo habitual de pescado se vincula con un menor riesgo de muerte por padecer enfermedades cardiovasculares. Además, el consumo de pescado en mujeres durante el embarazo, o en el periodo de lactancia y en los niños durante los primeros años de desarrollo es una excelente fuente importante de ácidos grasos imprescindibles para el desarrollo del sistema nervioso central.
5. Carnes blancas
Las carnes blancas, como la de las aves ya sean el pavo o el pollo, son excelentes fuentes de proteínas de muy buena calidad, similares a las que nos aportan la carne de ternera pero con mucha menos grasa saturada y colesterol. Las carnes blancas aportan además diferentes nutrientes al organismo en el caso de las dietas, por eso, siempre debemos elegir aquellas partes más magras como las pechugas.
Son ricas en vitamina A y vitaminas del complejo B que son las encargadas de metabolizar los alimentos, de proteger nuestro sistema nervioso y que intervienen en el correcto funcionamiento de todo el organismo. Son ricas en minerales como hierro, que interviene en la acción de los glóbulos rojos para transportar oxígeno a las células y además nos aportan fósforo, que fortalece nuestros huesos, magnesio, potasio, y zinc, indispensables para mantener un sistema inmune fuerte.
6. Carnes rojas
Al igual que las carnes blancas, las rojas son una gran fuente de proteínas completas, son muy ricas en hierro, manganeso, yodo, zinc y selenio, así como en vitamina A y vitaminas del complejo B.
Las carnes rojas a menudo tienen una mala reputación. De hecho, por su alto contenido en grasas se asocia en gran medida con el colesterol alto y la culpa de muchas enfermedades del corazón. Lógicamente, todo esto puede suceder si se abusa de la carne roja pero si añadimos carne roja en la cantidad justa y necesaria, aporta una excelente fuente de proteínas y nutrientes además de su delicioso sabor.
Para mantener una dieta equilibrada sólo debemos de cocinar la carne roja con poca grasa, a la plancha o al horno, y consumir una media de entre 75 y 100 gramos en adultos y no más de dos veces por semana, intercalándola por supuesto con carnes blancas, como la de aves.
Una alimentación saludable se basa en la diversidad de alimentos, ya que no existe un solo producto capaz de proporcionar todas las sustancias nutritivas que nuestro organismo requiere; de ahí que la mejor postura que se puede tomar ante el consumo de carne roja consiste en buscar un punto intermedio.
7. Queso cottage
El queso cottage es un producto lácteo único, ya que es bajo en carbohidratos y rico en proteínas. Como otros tipos de lácteos, el queso cottage es rico en grasas, pero hay versiones disponibles bajas en grasas. Comer queso cottage antes de acostarse es una práctica popular entre los culturistas y atletas de entrenamiento de fuerza y puede tener beneficios para personas que buscan perder peso.
El queso cottage contiene caseína, una fuente de proteina que también se vende de forma aislada en suplementos dietarios, y que el cuerpo digiere a una velocidad más lenta que otros tipos de proteínas. Según la investigación publicada en la edición de marzo 2011 de “The American Journal of Clinical Nutrition“, la caseína es más saciante que otros tipos de proteínas, tales como suero de leche.
Debido a la digestión lenta y el alto nivel de saciedad, el queso cottage puede prevenir el hambre durante la noche y mantener un estado anabólico por largos periodos de tiempo. El queso cotrage tiene un sabor suave y es una alternativa para quienes no toleran los sabores fuertes. Además su contenido en calcio y fósforo es bastante considerable.
8. Yogurt
El yogur es un alimento muy conocido por sus beneficios sobre la salud digestiva, su delicioso sabor y por aporta una gran cantidad de calcio a nuestros huesos. No olvidemos que el yogur proviene de la leche por lo que aporta una perfecta dosis de proteína animal (aproximadamente 9 gramos por unidad), además de varios otros nutrientes encontrados en los alimentos lácteos, como el calcio, potasio, vitamina B-2, B-12, y el magnesio.
Es además un alimento muy versátil y existen muchas maneras de añadirlo a la dieta ya que puede comerse solo, en postres, ensaladas, etc.
El yogurt es un producto del grupo de los probióticos, los cuales contienen varias colonias de microorganismos vivos que influyen de forma positiva en nuestra microflora (el equilibrio natural de los organismos) en los intestinos o actuando directamente sobre las funciones corporales, tales como la digestión o la función inmune ayudando a estimular las defensas y formando una barrera natural contra las bacterias nocivas.
Estas cepas de bacterias mejoran las condiciones del intestino, ayudan a la digestión y mejoran la digestibilidad de la lactosa entre otros beneficios. Muchas personas que son intolerantes a la lactosa y no pueden tomar leche son capaces de comer yogur gracias a la labor de los cultivos bacterianos.
El yogurt juega un papel importante en la prevención y tratamiento de la osteoporosis.
9. Quinoa
Al igual que la soja, la quinoa es considerada una proteína vegetal completa, fácil de digerir y que contiene todos los aminoácidos esenciales. Esto hace que la quinua un alimento especialmente beneficioso para aquellos que no comen productos animales.
Para ser un grano, la quinoa también tiene una cantidad relativamente alta de proteínas. Una taza de quinua cocida contiene 8g de proteína, mientras que la misma cantidad de cebada contiene sólo 3,5 g de proteína y arroz integral contiene solamente 5 g de proteína.
Además, es una buena fuente de fibra dietética y fósforo y es alta en manganeso, magnesio y hierro. La quinua es también una fuente de calcio, por lo que es útil para los vegetarianos y los que son intolerantes a la lactosa. La quinua además es libre de gluten por lo que es apta para las personas celíacas u otras personas que siguen una dieta libre de gluten.
10. Legumbres + Cereales
A pesar de que muchas legumbres, cereales y frutos secos tienen un elevado contenido de proteínas, éstas son incompletas (es decir, que no contienen todos los aminoácidos esenciales que necesitamos). Sin embargo, hay algunas maneras de equilibrar el perfil de aminoácidos combinando ciertos alimentos vegetales.
Se ha señalado con frecuencia que la combinación de dos fuentes incompletas de proteína vegetal, como por ejemplo el arroz y las lentejas ofrecen la gama completa de aminoácidos esenciales. Estas fuentes de proteínas vegetales son muy saludables, son típicamente bajas en grasa, altas en fibra, no contienen colesterol y son ricas en hierro, ácido fólico, potasio, magnesio y fitoquímicos.
Estas combinaciones de proteínas vegetales son imprescindibles para todas las personas que siguen dietas vegetarianas. De este modo pueden satisfacer sus necesidades diarias de proteínas. Además son muy recomendables para todas las personas porque permiten obtener proteínas de calidad con un menor aporte de grasa saturada y de colesterol, sustancias propias de los alimentos de origen animal.
En la tabla siguiente he enumerado algunas proteínas complementarias que pueden ayudar a aumentar el total del panel de aminoácidos.
 
Fte e Img: Merlo Actualidad
http://www.merloactualidad.com.ar/category/salud/

Menu

LaSandwichera

Luma

Alejandrina

InsSanAmbrosio

Logro01

Logro02