RDA365

LA EPIDEMIA DEL SIGLO

Índice del artículo

FcoGarcíaPiazza

Sgo del Estero:Sólo se tienen herramientas para adaptar el organismo al estrés”
Existen dos tipos de estrés: el agudo y el crónico. El agudo se da por una situación que no se puede prevenir. El hecho que te suceda algo en la calle, un robo o un accidente, no se puede prevenir y ocasiona un estrés que provoca un cierre de las arterias en algunos territorios del organismo. Por ejemplo, quien lo sufre se pone pálido, porque las arterias de la piel se cierran, para mandar sangre a los lugares que necesitan afrontar una reacción. Para la huida o para la defensa, se necesita tener sangre en los músculos, en el corazón en el cerebro.
El crónico es el que vivimos a diario, y para el que se pueden tener herramientas, no para prevenir, sino para adaptarse a situaciones que no son pensadas. Diariamente tenemos una amenaza: el tránsito, el dólar, las tasas, los malos vecinos, la droga, la situación social. Hay miles de amenazas que a diario provocan ese estrés.
En lo cardiológico, ambos pueden provocar ataques, porque la persona no cuenta con esa adaptación y se producen los accidentes. Las formas de contrarrestar o tratar de adaptarse al estrés crónico es, básicamente, actividad física, ensayar maniobras de relajación, respiración, yoga, que pueden adaptar mejor al corazón a estas situaciones.
Todo estrés está mediado por nuestro sistema nervioso. Precisamente por el sistema autónomo que es involuntario, al que no lo podemos mandar. Entonces el organismo pone en alerta para contrarrestar el estrés, y aumenta la presión arterial, la frecuencia cardíaca, el consumo de oxígeno en el corazón y eso puede desencadenar accidentes.
¿Qué pasa en nuestra sangre cuando se produce el estrés? El estrés está mediado por una hormona que se llama adrenalina, que es lo que mueve nuestro sistema nervioso simpático, que interviene en estas situaciones. La adrenalina no sólo nos eleva la presión o la frecuencia cardíaca, sino que además eleva el azúcar, el colesterol, y si eso se produce en forma crónica, se origina la llamada arterioesclerosis que es la enfermedad que afecta a todas nuestras arterias, a las del ojo, las de la piel, las del corazón, las del cerebro.
Entonces, al estrés agudo no lo podemos prevenir, y para el crónico, se puede llegar a tener mejor adaptación cuando uno se prepara, y la preparación es nadar, caminar, bailar, cantar, juntarse con amigos, leer libros y no vivir tan aceleradamente.
Motivos para sufrir estrés, hay de sobra
La hipertensión arterial es terrible. De cada diez pacientes, cuatro son hipertensos y la mitad no lo sabe, y la mitad que sabe hace tratamiento, y la otra mitad no. Se cumple la regla de las mitades, lamentablemente, y esto va enfermando progresivamente a todo.
Noticias malas las tenemos todos los días, pero no todos los días se nos muere un familiar. La reacción ante situaciones límite es un factor individual. Hay personas que ante una discusión se les dispara el corazón y hay otras que se descargan y no lo sufren. Se da a menudo, que ante una mala noticia, dos o tres días después vemos descompensaciones cardíacas. Y hay otras situaciones que también producen un estrés agudo, como la separación, el divorcio, el cambio de pareja, la situación laboral 
Por: Dr. Francisco García Piazza. Cardiólogo.
 
Fte e Img: El Liberal
https://www.elliberal.com.ar/noticia/451472/solo-se-tienen-herramientas-para-adaptar-organismo-al-estres

Menu

LaSandwichera

Luma

Alejandrina

InsSanAmbrosio

Logro01

Logro02