RDA365

LAS MURGAS FLORECEN

Índice del artículo

Murga01

Córdoba - V.María: Las murgas florecen - arte y crítica social como bandera
CONSTRUCCION COLECTIVA
Conversamos con Agustín Reano y Flor Cigliutti, integrantes de “La cuerda que falta” y Federico López Gaviola, quien dirige “Degenerades”. Sus espectáculos, en base al baile, al canto y lo teatral apuntan a repensar cuestiones cotidianas y políticas actuales, con propuestas superadoras
Interpretada por un coro de unas 12 a 17 personas, que entona canciones y realizan cuadros musicales, con personajes y línea argumental, la murga es parte fundamental del Carnaval moderno. En Villa María existe una agrupación desde hace dos años y medio, “La cuerda que falta”, una de reciente conformación como “Degenerades”, y una tercera sin nombre aún, integrada por estudiantes de música de la Universidad local.
Nos acercamos a conocer sus propuestas, sus raíces y las miradas que promueven desde la autogestión y el entrecruce de disciplinas artísticas.
Murga03
 
“Degenerades”
Federico “Fefo” Gaviola es quien dirige a la murga de formación reciente, con un par de shows ofrecidos en los últimos meses. A la vez, con trayectoria en la preparación coral, en 2018 orientó su trabajo de tesis hacia la murga.
“El proyecto surge a partir de gente que me pidió construir una murga, entonces a mí me motivó a convertirlo en mi Trabajo Final de Grado de la Licenciatura en Composición musical. Convoqué a otras personas y así empezamos a construir colectivamente un espectáculo”, comenta sobre el génesis del grupo.
Los primeros pasos
En el Festival Vive y Siente reciente realizamos la presentación de la primera mitad de nuestro espectáculo, en donde lo completamos con música de la reconocida murga uruguaya Agarrate Catalina.
La integración y convocatoria fue a cantantes del Coro Nonino (del cual forma parte Gaviola) y a percusionistas de la carrera de Música de la UNVM.
También hicimos dos instancias de capacitación. Una con un percusionista de Córdoba y un murguero que además es actor, donde nos brindaron capacitaciones en lo actoral y musical.
La idea es que esta murga valla más allá del proyecto de TFG. Queremos pensar a este momento como un momento fundacional, en donde al grupo le sirva empaparse de los recursos de la murga. Y el año que viene construir otro espectáculo, ya habiendo pasado por el cuerpo la dinámica del escenario, conociendo cómo se construyen los arreglos, el tipo de humor de la murga, etcétera.
En Córdoba hice mucha murga, por eso me convocaron acá para algunos proyectos y tenía ganas de construir un espacio colectivo, pero por la urgencia de terminar mi TFG, escribí la música junto a mi pareja Julieta Dellarole.
–Se ha generado cierta “movida” respecto a murgas de protesta bajo la modalidad “uruguaya”, en nuestra ciudad, ¿cómo lo observás a esto?
-Sí, está buenísimo que suceda. Me parece que abre las puertas a otros modos de decir estéticamente que en Villa María no hay. Esta unión entre el arte y el decir más político que tiene la murga, pero desde un lenguaje artístico y no panfletario. O sea, no como lo podrías decir en una canción de marcha, sino desde un lenguaje más pensado desde lo artístico.
Además, de toda la significancia que tiene el arte carnavalero en la comunidad, que a través de la alegría como bandera, de modos mucho más horizontales, produzcan cosas nuevas en el público.
Por ejemplo, después de nuestro show en la “Noche de los museos” se nos acercó gente a comentarnos contenta, a felicitarnos porque la ciudad necesitaba algo así, de festividad.
–Respecto a las letras, ¿qué temas abordan?
-Tenemos tres “cuplé”, momentos del espectáculo en que se aborda alguna temática, como pequeñas escenas teatrales. En la situación escénica casi en un 85% estamos cantando.
El espectáculo intentó poner en tensión las construcciones de género. Así nos enfocamos en la dualidad hombre-mujer, por eso también optamos por el nombre “Degenerades” a la murga.
Nos centramos en interpelar la construcción cotidiana, desde antes que nace el sujeto, hasta el paso por la institución escuela.
El género y la crítica política
Federico explica con énfasis y detalle, la dinámica de una murga en nuestro entorno en la actualidad. “Se busca interpelar al vecino que va a escuchar, pero siendo parte. Se critica desde la horizontalidad. La crítica no es desde el lugar de señalar solamente, sino que sí o sí la murga lanza una propuesta superadora”.
Y agrega: si no hace una propuesta superadora no está bien vista. Su esencia es generar algo alegre, entonces no pasa por solo señalar situaciones de injusticias como otras estéticas, por ejemplo.
Eso fue una construcción histórica de la murga uruguaya que hoy en día se puede decir que es la esencia de ellos, pero no siempre fue así. Cuando empezó eran más bien espectáculos humorísticos, donde no tenía necesariamente crítica política.
“Les Degenerades” está compuesto por 16 personas: 12 cantantes, seis hombres y seis mujeres. Tres percusionistas y Fefo como director.
 
Murgas02
“La cuerda que falta”
Desde la defensa del “Montecito” a una oda a los sufridos ciclistas, en un entorno de ciudad que crece y adolece en similar proporción, son abordados por la murga más experimentada de la Villa.
–¿Cómo surgió la idea de concretar el armado de la murga?
-A finales de 2015 varias personas de Villa María que nos habíamos juntado para ver qué podía salir, estábamos interesados en el género. Era muy a fin de año entonces se complicó la organización y demás.
Ya en 2016, arrancamos de vuelta. Hicimos un taller con Jesús Fernández, un murguista uruguayo que hoy vive en Buenos Aires. Después de ese taller, quedamos un grupo más fijo y con una dinámica de trabajo y ensayos.
En primera instancia surgió como búsquedas personales, que después se constituyó en un grupo humano muy lindo, que de conocidos pasamos a ser amigos, compañeros y compañeras.
También que el conjunto tiene una forma de ver al arte como política, eso es clave. Más allá del hecho de cantar, de pintarnos, todo eso tiene un argumento político detrás.
–¿A qué responde el nombre de “La cuerda…”?
-En los primeros ensayos faltaba la “cuerda” (voces) de las mujeres porque generalmente había una sola o nadie. Y, además, porque en uno de esos ensayos faltaba la cuarta cuerda en la guitarra. Había otros nombres, pero quedó éste porque era ejemplificador de cómo arrancamos.
–En su perfil en las redes sociales se describen como “murga estilo uruguaya y espacio de militancia de Villa María”, ¿cómo entienden esto y a qué apuntan con esa definición?
-Flor: tenemos nuestras propias ideologías, nuestra forma de ver al mundo. La murga más allá de que sea arte en sí, tiene que ver con un mensaje que dejamos, en las letras y en el espectáculo que armamos, con la conciencia política, social, ideológica, de lo que cada uno pensamos. Esa es nuestra forma de hacer política.
-Agustín: como que no está separado la política de la murga. Conjuga muchas cosas.
–Respecto a las temáticas en sus composiciones, ¿qué cuestiones abordan? ¿De qué hablan sus canciones?
-Abordamos desde el feminismo, la defensa del Monte nativo, la cuestión de vialidad, los ciclistas en la ciudad, entre otros.
Por ejemplo, en el espectáculo “Cuidado, niñez jugando” que presentamos en el FestiBailable en el barrio San Justo, había una crítica a la meritocracia.
–¿Cómo se organizan con la gestación de las letras?
-A los que les van surgiendo ideas para letras, las van escribiendo, no hay una persona concreta que se dedique a eso. Surgieron una o dos canciones de forma grupal, pero las otras se dan de la otra dinámica.
En el espectáculo hacemos unas seis, siete canciones. Después hay otras que están escritas, que quizás vamos a utilizar en el próximo espectáculo, estamos en proceso de decisión
–Tienen una composición en el show que han denominado como Muniversipalidad…
-Sí, forma parte de la actuación del espectáculo, como en el cierre, donde expresamos esa interacción que entendemos, es muy fuerte entre la Municipalidad local y la Universidad. El concepto surgió un poco jugando durante los ensayos, no es una canción específica, pero sí una apreciación que flota durante el fin del espectáculo.
Lo que hacemos, tanto lo que cantamos como lo que actuamos tiene que ver con las cosas que pasan a nivel local y nacional.
Hay una parte del show que se le suele llamar “salpicón” en donde la murga hace un rejunte de las noticias y las cuestiones sociales que van pasando, y lo canta al público.
La influencia uruguaya
Por lo general en Argentina o en Córdoba más que todo, cuando uno dice murga se piensa en la batucada, la comparsa, o el Carnaval de Villa Nueva. Es muy distinto a lo que planteamos nosotros. Nos paramos en un escenario, con una puesta en escena, con canciones, lo que difiere mucho de actividades en donde hay carrozas, por ejemplo.
El primer show que brindaron fue en el hall del Leonardo Favio, en el marco del primer Vive y Siente.
“Somos como el primer grupo de murga estilo uruguayo en nuestra ciudad. Es como empezar a ampliar el espectro de lo que uno puede pensar como murgas, ya que acá es poco conocido el fenómeno. A lo mejor se está ampliando a partir de la llegada de grupos reconocidos como Agarrate Catalina, Falta y Resto.
Proyectos y proyecciones
Estamos comenzando a tirar ideas para un nuevo espectáculo. El actual, “cuidado, niñes” lo estrenamos en febrero en el parador Matria. La idea es ya parar un poquito con éste y arrancar uno nuevo.
Para la próxima marcha de la gorra en Villa María tenemos una intervención programada en conjunto con la nueva agrupación de murga que debutará. Sería el 23 de noviembre, de no cambiar lo previsto.
Los integrantes
Se trata de un grupo bastante variado. Hay profesionales como contadores, veterinarios, profe de teatro, profe de música, y estudiantes de carreras universitarias como Diseño Audiovisual, entre otras.
Actualmente son 14 los integrantes del grupo.
Escribe José Glanzmann - Especial para El Diario
Fte e Img: El Diario CBA
http://www.eldiariocba.com.ar/las-murgas-florecen-arte-y-critica-social-como-bandera/
RDA365 en el mundo

Map

 

 FRda365base

LaSandwichera

Luma

Alejandrina

InsSanAmbrosio

Logro01

Logro02