RDA365

Literatura & Libros

MUJER DESHABITADA

Índice del artículo

MujerDeshabitada

Lanzamiento editorial - Mujer deshabitada de María Sola 
C.A.B.A.: María Sola llega con un libro de relatos que sorprende en su combinación de potencia y brevedad. Universos e imaginarios donde el realismo es vulnerado por el extrañamiento y le hace lugar a lo fantástico.
La autora se formó con Alberto Laiseca y fue compañera, entre otros, de Selva Almada, quien escribió para la contratapa: “¡Usted es una genia!", rugía Laiseca cada vez que María Sola terminaba de leer alguno de sus relatos en el grupo de taller que compartimos entre 2013 y 2014, un par de años antes de su muerte.
 
María había llegado con unos pocos relatos en una carpeta: algunos muy breves, pinceladas sutiles que dejaban adivinar pequeñas escenas inconclusas, como si estuviéramos espiando a través de una cortina o tratáramos de escuchar la conversación de los vecinos apoyando un vaso contra la pared. Otros un poco más extensos, rozando el género fantástico o, mejor dicho, la narración desenfocada. Durante dos años vimos cómo su carpeta iba creciendo al ritmo de su trabajo, cómo la sensibilidad de María Sola, eso que Laiseca llama genio, nos iba atrapando, envolviendo como un hilo invisible. La carpeta ahora devino en este precioso libro de relatos, Mujer deshabitada. Seguramente, más de una vez en la lectura, ustedes también levantarán la vista de la página y dirán: "María, usted es una genia”.
  
Ahora es momento de que los lectores lo confirmen.
Mujer deshabitada, María Sola. 
Muerde Muertos, 2019. Buenos Aires.
240 pág.
ISBN 978-987-46507-3-3
$550
   
El movimiento de la casa había corrido todos los muebles, pero aún amontonados tenían armonía. Las cosas importantes sucedían en el sector izquierdo, cerca de la cocina, donde siempre estaba el sillón con su mesita. Era como participar de una gran pintura de Caravaggio".  Fragmento de “Mujer deshabitada”
MariaSola
Bio de la autora
María Sola opinó siempre que escribir es como dibujar o pintar: sólo se trata de diferentes formas de lectura. Comenzó a dibujar a partir de un libro de Macedonio Fernández y, buscando su propia voz, se formó en talleres de artistas plásticos como Néstor Cruz, Oscar Mara y Carlos Cañás. Estudió Historia del Arte con Carlos Collazo y Raúl Santana. 
Participó de muestras colectivas e individuales. Obtuvo treinta y siete premios nacionales, provinciales e internacionales.
Coordinó un  espacio de actividades plásticas en el Neuropsiquiátrico Moyano. Con el retorno de la democracia asistió al taller literario de Antonio Di Benedetto, donde inició un nuevo camino que años después se consolidó cuando conoció al maestro Alberto Laiseca.
RDA365 en el mundo

Map

 

 FRda365base

LaSandwichera

Luma

Alejandrina

InsSanAmbrosio

Clínica Veterinaria3