RDA365

DE AZALEAS Y LAPACHOS

Índice del artículo

Lapachos

Quien visita a Colón, y no solo a ella sino otras ciudades de la comarca, se encontrará ante una verdadera fiesta para los ojos. 
Entre Ríos - Colón: Es que han comenzado a florecer las azaleas, tanto las de las plazas como las que exhiben los vecinos en sus jardines.
Han de ser pocos los que pueden resistirse a su belleza, la que, en el caso concreto de Colón, hasta hace olvidar el descuido de sus plazas. Algo que nos lleva a hacer un apartado para señalar que, según dicen, el jardín mejor cuidado en la ciudad es el cementerio municipal, algo de lo que alguna vez tendremos que ocuparnos en forma minuciosa, ya que miradas bien las cosas, aquél debe mostrarse un jardín para los vivos que lo visitan, y se convierte de esa manera una señal de homenaje y de respeto para los muertos.
Quien visita a Colón, y no solo a ella sino otras ciudades de la comarca, se encontrará ante una verdadera fiesta para los ojos. Es que han comenzado a florecer las azaleas, tanto las de las plazas como las que exhiben los vecinos en sus jardines.
Han de ser pocos los que pueden resistirse a su belleza, la que, en el caso concreto de Colón, hasta hace olvidar el descuido de sus plazas. Algo que nos lleva a hacer un apartado para señalar que, según dicen, el jardín mejor cuidado en la ciudad es el cementerio municipal, algo de lo que alguna vez tendremos que ocuparnos en forma minuciosa, ya que miradas bien las cosas, aquél debe mostrarse un jardín para los vivos que lo visitan, y se convierte de esa manera una señal de homenaje y de respeto para los muertos.
Pero, volviendo a las azaleas, no podemos dejar de señalar las largas décadas que llevó su aclimatación, sobre todo en el caso de las que dan flores dobles y no simples, algo que viene a demostrar que fue bueno persistir en el intento de que sientan nuestra tierra como su casa, circunstancia que nos lleva al mismo tiempo a preguntarse si eso explica el retroceso que creemos observar en el cultivo de plantas de camelia.
A la vez, su actual exuberancia da cuenta de un defecto, si es que así se puede llamar, cual es la duración relativamente breve de su ropaje floral, algo que lleva a preguntarse si no podrá atenderse a esa circunstancia, salvándola con una pequeña intervención genética.
Máxime si por un momento nos ponemos a soñar que las nuestras sean las “ciudades de las azaleas”, algo que de una manera casi gratuita no solo ayudaría más, que lo que se supone, a mejorar nuestra calidad de vida, sino hasta podría ser un motivo de atracción para visitantes que lleguen a la comarca para ver a las azaleas hechas una fiesta, todo ello gracias a la laboriosidad de jardineros y el ingenio de arquitectos y paisajistas que tendrán que arreglárselas para ubicarlas, ya que hablamos de convertir las azaleas casi en un “recurso”.
Se nos dice que estas plantas requieren pocos cuidados, casi no necesitan de fertilizantes y que solo necesitan en realidad suelos ácidos y con un buen drenaje. El grave inconveniente que observamos es que quienes son autoridades en su cultivo afirman que prefieren vivir a la sombra de los árboles, o al menos cerca de ellos. Y como una cosa lleva a la otra, nos volvemos reiterativos al repetir una pregunta que ya nos habíamos formulado y por su cuenta se hace en forma coincidente El Diario de Paraná, al preguntarse por qué no se los ve ya florecer a los lapachos de una de sus principales avenidas, los que, como nuestras azaleas, convertían a su floración en otra fiesta para los ojos.
Con una diferencia, cual es que ellos hicieron lo que por nuestra parte omitimos, cual es consultar a un profesor universitario especialista en este tipo de temas, que se pronunció atribuyéndolo la situación a la “mala salud” de los árboles, explicable entre otras cosas por la abundancia de claveles del aire que empiezan supuestamente por adornarlos y terminan por matarlos.
Quien visita a Colón, y no solo a ella sino otras ciudades de la comarca, se encontrará ante una verdadera fiesta para los ojos. Es que han comenzado a florecer las azaleas, tanto las de las plazas como las que exhiben los vecinos en sus jardines.
Han de ser pocos los que pueden resistirse a su belleza, la que, en el caso concreto de Colón, hasta hace olvidar el descuido de sus plazas. Algo que nos lleva a hacer un apartado para señalar que, según dicen, el jardín mejor cuidado en la ciudad es el cementerio municipal, algo de lo que alguna vez tendremos que ocuparnos en forma minuciosa, ya que miradas bien las cosas, aquél debe mostrarse un jardín para los vivos que lo visitan, y se convierte de esa manera una señal de homenaje y de respeto para los muertos.
Pero, volviendo a las azaleas, no podemos dejar de señalar las largas décadas que llevó su aclimatación, sobre todo en el caso de las que dan flores dobles y no simples, algo que viene a demostrar que fue bueno persistir en el intento de que sientan nuestra tierra como su casa, circunstancia que nos lleva al mismo tiempo a preguntarse si eso explica el retroceso que creemos observar en el cultivo de plantas de camelia.
A la vez, su actual exuberancia da cuenta de un defecto, si es que así se puede llamar, cual es la duración relativamente breve de su ropaje floral, algo que lleva a preguntarse si no podrá atenderse a esa circunstancia, salvándola con una pequeña intervención genética.
Máxime si por un momento nos ponemos a soñar que las nuestras sean las “ciudades de las azaleas”, algo que de una manera casi gratuita no solo ayudaría más, que lo que se supone, a mejorar nuestra calidad de vida, sino hasta podría ser un motivo de atracción para visitantes que lleguen a la comarca para ver a las azaleas hechas una fiesta, todo ello gracias a la laboriosidad de jardineros y el ingenio de arquitectos y paisajistas que tendrán que arreglárselas para ubicarlas, ya que hablamos de convertir las azaleas casi en un “recurso”.
¿Por qué los lapachos no han florecido como antes?
Se nos dice que estas plantas requieren pocos cuidados, casi no necesitan de fertilizantes y que solo necesitan en realidad suelos ácidos y con un buen drenaje. El grave inconveniente que observamos es que quienes son autoridades en su cultivo afirman que prefieren vivir a la sombra de los árboles, o al menos cerca de ellos. Y como una cosa lleva a la otra, nos volvemos reiterativos al repetir una pregunta que ya nos habíamos formulado y por su cuenta se hace en forma coincidente El Diario de Paraná, al preguntarse por qué no se los ve ya florecer a los lapachos de una de sus principales avenidas, los que, como nuestras azaleas, convertían a su floración en otra fiesta para los ojos.
Con una diferencia, cual es que ellos hicieron lo que por nuestra parte omitimos, cual es consultar a un profesor universitario especialista en este tipo de temas, que se pronunció atribuyéndolo la situación a la “mala salud” de los árboles, explicable entre otras cosas por la abundancia de claveles del aire que empiezan supuestamente por adornarlos y terminan por matarlos.
Mientras tanto, han trascurrido semanas desde que hiciéramos esa pregunta, sin resultado alguno, y como prueba evidente de que a la administración municipal de Colón “no le entran balas”. Ya que dejaron el trabajo de eliminar las plantas parásitas aéreas de la zona costera y de otros sectores de la ciudad a medio hacer, que es casi lo mismo que no haberlo hecho, aunque ahora esas plantas tienen a su favor otra circunstancia, cual es que se mimetizan con el follaje de los árboles que parasitan.
Una historia que volverá a repetirse de no atender a este tipo de problemas el Consejo Asesor de Arbolado Público que, silenciosamente pero con palpable eficacia, viene haciendo un valioso trabajo. ¿O es que habrá que esperar la llegada de Walser?
Lapacho fotografiado por Charlie Adamson (2016).
Fte e Img: El Entre Ríos
https://www.elentrerios.com/opinion/de-azaleas-y-lapachos.htm
Ley 11.723 - Art.28: "Las noticias de interés general podrán ser utilizadas, transmitidas o retransmitidas; pero cuando se publiquen en su versión original será necesario expresar la fuente de ellas". "Rda365" no se hará responsable de la información publicada, simplemente reproduce y cita la fuente de la noticia con una visión Federal.-

Menu

LaSandwichera

Luma

Alejandrina

InsSanAmbrosio

Clínica Veterinaria3